Enterrados Vivos

Misterios

Dudo que haya una ciudad o pueblo donde no se conozca una historia de alguien que murió y luego al ser desenterrado años después, se le encontró boca abajo o con signos inequívocos de que volvió a la vida después de haber sido enterrado. Personajes históricos, como George Washington temía que lo enterraran vivo, por lo que al morir, sus familiares esperando un par de días para estar seguros y así asegurar que su miedo no se convirtiera en una realidad.

Alguna vez leí, que incluso la ceremonia de la velación de un fallecido,  se convirtió en acto casi obligatorio previo al enterramiento, no por razones religiosas, sino precisamente como una forma de asegurarse de que la persona estuviera realmente muerta. Ello, por esos casos que se convirtieron en leyenda, de personas que eran desenterradas y se podía confirmar sin lugar a dudas de que había vuelto a la vida ya estando enterradas (que pesadilla) o por difuntos que en medio de dicha ceremonia recuperaban sus signos, movimientos y para el susto  de muchos, se levantaba de sus ataúdes.

¿Realidad? ¿O Mito?

Considero que es una realidad y hasta la ciencia ha brindado una explicación a dicho fenómeno, a través de la Catalepsia, un trastorno del sistema nervioso donde se pierde la movilidad y sensibilidad en el cuerpo. Pero eso no hace menos impresionante y aterrador que estemos en un velorio y el muerto comience a hacer sonidos o simplemente se levante de su ataúd. Espero no pasar por algo así.

Ahora bien, imagínense vivir esa experiencia en siglos pasados, donde no había una explicación a dicho fenómeno; la impresión, miedo y desconcierto eran totales. Incluso, en tiempos del oscurantismo, este tipo de situaciones eran asociadas a brujería, temas demoniacos y cosas por el estilo.

Pero definitivamente, la experiencia más aterradora la vivía la persona que era enterrada viva. Existen casos documentados y famosos, como Mary Norah, una joven de 17 años que fue declarada muerta en 1871 por cólera. 10 años después, descubrieron que el médico que había hecho el diagnóstico, había falsificado el acta de defunción. Cuando buscaron exhumar el cadáver, encontraron el ataúd abierto y la mitad del esqueleto por fuera.

Un caso reciente fue el de Isaac Ramirez, un joven de 27 años que fue declarado muerto en el año 2009, mientras estaba siendo intervenido de la vesícula. Isaac fue velado y enterrado, como tradicionalmente se hace. En la noche, los vigilantes del cementerio escucharon gritos: ¡Sáquenme de aquí! ¡Nohelia, mamá! Cuando abrieron el ataúd encontraron al joven muerto, con la camisa abierta, sudado y el pecho tenía varios arañazos. Los médicos indicaron que había muerto asfixiado.

La pregunta final es ¿El origen de este tipo de situaciones, siempre es la catalepsia? ¿Qué pasa cuando una persona tiene una experiencia extracorpórea? ¿Cómo se comporta el cuerpo durante esa fase? ¿No será que también podemos ser declarados muertos, mientras vivimos una experiencia de este tipo?

Ahondaremos en ese tema, en otro post.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.